TVN derrota a American Idol y Pop Idol

TVN derrota a American Idol y Pop Idol

Marcasur.

Una contundente victoria marcaria obtuvo Televisión Nacional de Chile (TVN) sobre el gigante del entretenimiento FremantleMedia, luego de que éste presentara una demanda de nulidad sobre el registro de la marca “Ídolos”, una reconocida teleserie nocturna producida por el canal estatal durante los años 2004-2005.

A pesar de sufrir un traspié en primera instancia (INAPI), la defensa de TVN, a cargo de Juan Pablo Silva, socio de Silva Abogados, logró revocar lo resulto por INAPI, sembrando el camino para mantener la vigencia del registro solicitado anular por la productora inglesa creadora de los programas “American Idol”, “Pop Idol” y “Latin American Idol”, entre otros.

La historia completa en http://www.marcasur.com/noticia.php?NoNoId=4507


TVN derrota a American Idol y Pop Idol

Cada cierto tiempo en el mercado legal surgen juicios marcarios al estilo de David contra Goliat, donde dos empresas se enfrentan por hacer valer sus intereses y, de paso, sentar un precedente para futuros negocios.

Este fue el caso que tuvo que enfrentar la recordada teleserie nocturna Ídolos, producida por Televisión Nacional de Chile (TVN) durante los años 2004-2005, la cual fue objeto de una demanda de nulidad por el registro de su marca para distinguir servicios de entretenimiento y espectáculos en medios televisivos ante el Instituto Nacional de Propiedad Intelectual (INAPI), presentada por la gigante británica dedicada a la producción de contenido de televisión internacional, FremantleMedia.

Dueña de uno de los formatos televisivos de entretenimiento más exitosos de la historia -con programas insignes como “American Idol”, “Pop Idol” y “Latin American Idol”, entre otros-, la compañía inglesa fundamentó su demanda apuntando a ser la verdadera creadora, titular y usuaria de la marca “Idol”. Al tiempo que argumentó que la marca impugnada “Ídolos” es absolutamente idéntica tanto gráfica, fonética y conceptualmente al signo creado y ampliamente usado en el extranjero por FremantleMedia.

La demandante también expuso en su momento que la marca Ídolos fue inscrita de mala fe, de manera contraria a las buenas costumbres y a los principios de competencia leal y ética mercantil imperantes, constatándose en el expediente que: “La evidente mala fe se manifiesta en que el actor durante más de doce años se ha esforzado arduamente para forjar una marca poderosa y sólida dentro del mercado del entretenimiento”.

La defensa de TVN estuvo a cargo de Juan Pablo Silva, socio de Silva Abogados, quien rápidamente, destacó el hecho de que el demandante no ha logrado demostrar el uso que ha hecho en el extranjero de la marca “Idol”, fundante de su demanda. En segundo lugar, el representante de TVN centró el debate en que la nulidad de registro de la icónica teleserie nocturna Ídolos, “no es otra cosa que un intento del actor de monopolizar una expresión, aun cuando ella no estaría registrada ni en uso en Chile. Lo anterior escapa sin duda, a la protección que la Ley otorga a los consumidores frente a las garantías de procedencia empresarial”.

Por último, agregó que al momento de solicitar y obtener el registro de la marca Ídolos, el demandado se ajustó a las buenas costumbres mercantiles, al solicitar una marca que no se encontraba inscrita en nuestro país, echando por tierra los argumentos de la contraparte.

Sin embargo, y luego de escuchar los argumentos de ambas defensas, INAPI resolvió acoger la demanda de nulidad interpuesta por el demandante el 9 de septiembre de 2016, ordenando anular el registro de la marca Ídolos.

Con la convicción de tener argumentos de sobra para revertir el fallo en primera instancia, la estatal apeló a la decisión ante el Tribunal de Propiedad Industrial (TDPI), el que finalmente rechazó la demanda de nulidad interpuesta por Fremantlemedia, revocando lo resuelto por INAPI y manteniendo la vigencia del registro solicitado anular.

“Entre el signo ‘Ídolos’ impugnado y las marcas ‘American Idol’, ‘Pop Idol’, ‘Canadian Idol’, ‘Latin American Idol’, entre otras, invocadas por el demandante, existen diferencias determinantes, ya que cada una de las expresiones referidas poseen su propia identidad, razón por la cual, si bien comparten algunos elementos, esta circunstancia es incapaz de definir semejanzas a nivel de inducir confusión, error o engaño en el público usuario”, afirmó el TDPI en su sentencia final el pasado 3 de octubre de 2017.

www.marcasur.com

Juan Pablo Silva