Ripley se resigna y retira recurso ante la Suprema

Ripley se resigna y retira recurso ante la Suprema

Diario Financiero:

EL 26 DE ENERO SE DESISTIÓ DE LA SOLICITUD RIPLEY SE RESIGNA Y RETIRA RECURSO ANTE LA SUPREMA PARA EVITAR USO DE LA MARCA DÍAS F DE FALABELLA

La multitienda había perdido previamente ante el Instituto Nacional de Propiedad Industrial y luego ante el Tribunal de Propiedad Industrial.

Por José Troncoso Ostornol

Ripley dio su brazo a torcer y tras meses de enfrentamiento ante distintas instancias judiciales, finalmente cedió en su disputa marcaria con su archirrival Falabella por la marca Días F.

Cuando la pelea ya había sido revelada, el 26 de enero la empresa ligada a la familia Calderón optó por retirar el recurso que, tras dos reveses anteriores, había presentado ante la Corte Suprema, instancia que ya tenía en acuerdo su fallo, decisión que tuvo que desechar. El 29 de enero la solicitud fue acogida.

La disputa se inició el 7 de abril de 2014, cuando el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (Inapi) aceptó el registro de Días F Falabella, como marca para ser utilizada en una amplia gama de productos y servicios, como el desarrollo y elaboración de un sistema de fidelización de clientes.

En su resolución, el director del Inapi, Maximiliano Santa Cruz Scantlebury, rechazó una demanda de oposición que presentó Ripley.

Esta última, asesorada por el estudio Sargent & Krahn, fundamentó en su demanda que la marca solicitada por Falabella, que en este caso fue representada por Silva & Cía, presenta semejanza con su marca Días R, que entre otros distingue servicios de venta al detalle de toda clase de productos y de servicios de promoción de ventas al cliente frecuente.

“Las marcas en conflicto colisionan en cuanto a sus ámbitos de protección, al buscar distinguir los mismos servicios y relacionados dentro de la clase 35, circunstancias todas que provocarán todo tipo de errores y confusiones en el público consumidor respecto de la procedencia de los productos a distinguir”, había dicho Ripley en su demanda.

A su turno la respuesta de Falabella, como era de esperar, fue diametralmente opuesta. En ella el retailer afirmó que las marcas en disputa no contienen semejanzas relevantes. Según su interpretación no basta con el hecho de compartir una sola palabra para que una de las marcas sea rechazada.

“Puede apreciarse que cada una de las marcas en supuesto conflicto resulta suficientemente diferente para evitar cualquier posibilidad de confusión respecto de los procedencia empresarial de los servicios a distinguir”, había contestado Falabella.

A su vez, Inapi había señalado que “será perfectamente posible una coexistencia pacífica en el mercado, sin que se produzcan los errores o confusiones a que alude el oponente (Ripley)”, señaló la autoridad.

DF, Empresas Retail, viernes 5 de febrero de 2015