Columna de opinión: PI en 3D